ÓSMOSIS INVERSA

La Ósmosis Inversa es una técnica altamente eficaz para tratamientos de concentración | separación de sustancias de bajo peso molecular en solución, tratamiento de desechos, agua no potable y de mar, posee la habilidad de concentrar sólidos disueltos o en suspensión.

El proceso de la Ósmosis Inversa utiliza una membrana semipermeable para separar y quitar los sólidos disueltos, los orgánicos, materia coloidal, microorganismos, virus, y bacterias del agua. Al proceso se le denomina "INVERSA", puesto que requiere la presión para forzar el agua pura a través de una membrana, quedando las impurezas detrás.

El agua obtenida del proceso antes descrito, es llamada “AGUA PRODUCTO” la cual, contiene una muy baja concentración de elementos disueltos.

Un sistema típico que involucra Ósmosis Inversa, se utiliza para remover las sales contenidas en el agua (por ejemplo: agua de pozo), estas a su vez, son las que generan la conductividad en el agua, a mayor cantidad de sales (dureza), mayor es la conductividad que se tiene en el agua.

Ahora bien, estas sales son retenidas en las membranas de la Unidad de Ósmosis Inversa, las cuales, están diseñadas para atrapar además de sales a cloruros, agentes orgánicos y minerales. Una vez que la cantidad obtenida de “AGUA PRODUCTO” disminuye, es un indicador de que las membranas ya están saturadas, en este punto es donde se aplica el “LAVADO QUÍMICO” (ácido y alcalino), para seguir manteniendo la cantidad y calidad del agua producto.

Dicho proceso, es utilizado para extender la vida operacional de las membranas y garantizar una mayor eficiencia en la obtención de agua producto en sistemas de Ósmosis Inversa, lo anterior, removiendo contaminantes orgánicos y sales minerales incrustados en las mismas.

El lavado, consiste en aplicar dos (2) soluciones químicas, una alcalina y una ácida. Típicamente, los agentes que brindan mejores resultados son la sosa cáustica y el ácido clorhídrico. Así mismo, se puede combinar un tercer agente, el DDTA, similar a un detergente durante el lavado alcalino.

Finalmente, si las membranas serán almacenadas durante algún tiempo determinado, deberán guardarse con una solución química, consistente en metabisulfito de sodio, y cambiarse cada quince (15) días.

Los requerimientos básicos para proceder a realizar dicho lavado químico, son:
1.- Almacén de agua limpia para la mezcla química.
2.- Trinchera o punto de descarga a drenaje.
3.- Voltaje eléctrico para operación del equipo de lavado.

Cabe mencionar, que el enemigo principal de las membranas es el cloro (típicamente diluido en al agua de la red municipal) ya que el mismo, degrada la “poliamida”, uno de los materiales con el que están hechas las membranas.

La configuración típica para remoción de sales, es la siguiente:
a) Filtro de Arena y/o Multimedia (para remover arenillas disueltas)
b) Filtro de Carbón Activado (para remover cloro del agua)
c) Tanque Suavizador (para remover sales suspendidas en el agua)
d) Unidad de Ósmosis Inversa (para remover sales disueltas en el agua)

Home - Ósmosis Inversa - Filtración en General - Suavización - Servicios

WaterSys Soluciones y Servicios®, Apodaca, Nuevo León, C.P. 66647
Teléfono: (81) 1247-8755